in

Y Ciudadanos desmontó por fin a las hembristas

No sabemos si ha sido el fenómeno VOX, el efecto Ayuso, las chocho-charlas o los buses de feministas afines pagados por el PSOE en Andalucía para escrachear la investidura del cambio, pero Ciudadanos, protagonista de ese fin de régimen al sur de Despeñaperros, se ha despojado esta semana de todo complejo y ha desmontado el discurso de las hembristas como hasta ahora no se había visto en la formación naranja.

Lo inquietante es que tal descubrimiento se ha producido fuera de esta comunidad y todavía está por ver si se exportará de la Asamblea de Madrid al Parlamento andaluz y al Gobierno de la Junta. Sobre todo porque la cartera de Igualdad ha recaído en una consejera de Ciudadanos, Rocío Ruiz, directora que implementó en su instituto la polémica ley autonómica de Igualdad, con promoción del “lenguaje no sexista” incluida. Precisamente, ha sido otra compañera de partido con el mismo apellido, Esther Ruiz, quien ha marcado la nueva pauta, con una brillante intervención en la Cámara de Vallecas que todavía resuena en las redes sociales.

Ruiz retrató a la bancada de Podemos recordándoles que fueron el macho alfa Iglesias, el chavista Errejón y ‘Espiblack’ quieres se fotografiaron juntos como muestra de una supuesta unidad –hoy retrato de un partido a la deriva– detrás de un cartel que ponía “Nosotras”. O que lo más transgresor que ha hecho Podemos en esta Asamblea fue aquello del Manspreading –el despatarre–, aunque les dio tanta vergüenza que tuvieron que transformarlo en ‘normas cívicas para el transporte público’. Y para colmo, la diputada naranja contó que cuando todas las portavoces de Mujer recibieron el correo de una mujer bombera que quería opositar a jefe de bombero pese a que el examen le había cogido en la cuarentena, la responsable de Podemos ni contestó al email.

Así actúa el partido que se autoproclama “de la gente” y que hace gala de un feminismo radical donde la diarrea mental es marca de la casa. La última parida ha sido la de la baronesa Teresa Rodríguez hablando de “matria” —un término que no existe— en lugar de “patria”. Ignora o desconoce la dirigente morada que el término “patria” viene del latín pater, patris, en el sentido de antepasados y que para ello existe una fórmula correcta que es “madre patria”. Pero claro, usar la palabra “matria” es meter una palada más a la obra de la ideología de género que las femi-ultras quieren imponer al resto de la sociedad desde las instituciones y sus chiringuitos paniaguados. Pura ingeniería social.

“No vamos a permitir que ensucien la lucha por la igualdad los que no son un ejemplo digno para las mujeres”, ha advertido la madrileña Ruiz a las hembristas de la izquierda. Una valiente declaración de intenciones. Ahora toca a Ciudadanos plasmarlo en el resto de comunidades, incluida Andalucía, primera región donde gobierna.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

IAG renuncia a adquirir el control de Norwegian

El garbo de la industria farmacéutica