in

Jijonenca celebra 50 años de alianza heladera

La compañía tiene como propietarios a 750 socios-heladeros

En 2018 la empresa facturó 16 millones de euros y obtuvo un beneficio superior al millón

Una compañía que fabrica helados y tiene 750 dueños. Este es uno de los rasgos distintivos del que están más orgullosos los directivos de Jijonenca, el principal productor de helados artesanales en España. La empresa celebra este año su 50º aniversario y conmemora que hace medio siglo 19 heladeros decidieron unirse para producir más y ser más competitivos. A pesar de que los inicios del grupo están en Catalunya, la mayoría de las familias fundadoras han estado siempre muy vinculadas a Jijona, y actualmente las oficinas centrales y todos los centros productivos -en el 2012 la empresa cerró su fábrica de El Vendrell- se encuentran en esta localidad.

«La diferencia entre el producto artesano y el industrial está en la formulación. Nosotros elaboramos nuestros propios turrones y mermeladas para producir los helados», explica Pepe Abad, director general de Jijonenca. A pesar de que su estructura se asemeja a la de una cooperativa, Jijonenca está constituida como una Sociedad Anónima en la que no hay ningún accionista de referencia. Los socios de la empresa son, a su vez, clientes de Jijonenca que venden el producto en sus heladerías. Algunos de los socios-heladeros del grupo explotan comercialmente sus establecimientos bajo la marca Jijonenca, mientras que otros mantienen una denominación propia para sus locales.  

Los socios de Jijonenca disponen de 900 puntos de venta, y su presencia en España es especialmente relevante en el arco mediterráneo. La inmensa mayoría de la producción de Jijonenca va a parar a sus heladeros-accionistas, mientras que una pequeña parte se destina a clientes que no forman parte de la red de asociados y a la exportación. En cuanto a fabricar para la gran distribución, Abad afirma que es algo que no encaja en el “modelo artesano” de la compañía.

Estacionalidad

El de los helados es uno de los negocios más estacionales que existen. La temporada alta va de abril a septiembre, pero la actividad es realmente frenética entre finales de junio y finales de agosto. “Paradójicamente, en países del norte de Europa donde hace más frío el consumo es más elevado y estable durante el año. Aquí hemos intentado muchísimas cosas, pero es imposible desestacionalizar la demanda”, reconoce el director general de la compañía.

En el 2018 Jijonenca facturó 16 millones de euros y obtuvo un beneficio superior al millón. La plantilla de la compañía oscila entre los 100 y los 130 trabajadores según la época del año y la empresa dispone de dos centros logísticos en Catalunya, uno en Andalucía y un complejo industrial en Jijona.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Santander ofrece prejubilaciones a partir de 55 años con el 65% de sueldo

El Rey, a los becados de La Caixa: “España afronta un horizonte de incertidumbres”